Margariteños rechazan inestabilidad en suministro eléctrico, mientras Corpoelec… guarda silencio

Margariteños rechazan inestabilidad en suministro eléctrico, mientras Corpoelec… guarda silencio

 

Desde el inicio de esta semana comenzaron a ser más frecuentes los apagones en la isla de Margarita, lo que en las últimas 48 horas desencadenó en un fuerte racionamiento por más de cuatro horas por sector.

Por Dexcy Guédez

Los isleños han visto afectadas sus rutinas por los largos racionamientos aplicados desde Corpoelec sin un plan o cronograma que les permita estar informados sobrr el lapso de interrupción del servicio que corresponde a cada zona.

Al respecto, desde la Federación de Trabajadores de Nueva Esparta, Luis Castro en su condición de presidente, exigió tanto al Poder Ejecutivo como Legislativo de la región, asumir una posición seria frente a lo que consideran una arbitrariedad por parte de la empresa estatal de electricidad.

 

Margariteños rechazan inestabilidad en suministro eléctrico, mientras Corpoelec… guarda silencio

 

“La queja de nuestros trabajadores es que se les están quemando los electrodomésticos y no tienen posibilidad de reponerlos. Pero, además, llegan sonmolientos y cansados por los apagones que no les deja conciliar el sueño”, argumentó.

Ana Belén Calderón, dueña de una panadería en La Asunción, lamentó que las actividades económicas sean las más afectadas por las reiteradas fallas del servicio.

“Realmente parece un arbolito o un nacimiento, porque las luces prenden y apagan todo el día. No hay estabilidad en el suministro en estos últimos días”, enfatizó.

Gustavo Arias estaba molesto en la cola de una gasolinera vía La Asunción, esperando el retorno de la electricidad para surtir el tanque de su vehículo y continuar su rutina como vendedor de víveres.

“No es posible que esto esté ocurriendo, mientras el gobierno alardea que ‘Venezuela se arregló’. A este paso vamos a un apagón general aquí en la isla”, advirtió.

 

Margariteños rechazan inestabilidad en suministro eléctrico, mientras Corpoelec… guarda silencio