Derek Chauvin regresa a la cárcel luego de recibir 22 puñaladas de otro recluso

Derek Chauvin fue condenado a 22 años y medio de cárcel en el caso criminal por el asesinato de George Floyd. Crédito: Minnesota Department of Corrections | Cortesía

 

Derek Chauvin, el ex oficial de policía de Minneapolis que fue declarado culpable de asesinar a George Floyd, fue dado de alta y regresó a prisión luego del ataque recibido en la prisión federal de Tucson, Arizona, donde cumplía una condena de 22 años y medio tras el asesinato del afroamericano George Floyd.

Por El Diario NY

“Su familia está muy preocupada por la capacidad de las instalaciones para proteger a Derek de mayores daños”, declaró su abogado, Gregory Erickson en declaraciones recogidas por Associated Press. “Siguen sin estar seguros de que se hayan realizado cambios en los procedimientos defectuosos que permitieron que ocurriera el ataque de Derek en primer lugar”.

El abogado agregó que la familia de Chauvin recibió la confirmación del propio Chauvin de que los hechos contenidos en el documento de acusación son exactos. También dijo que estaban trabajando para sacar a Chauvin de la prisión de Tucson a menos que se produzcan cambios importantes, pero que sus intentos de saber si se estaban realizando cambios fueron rechazados.

El exagente Chauvin sufrió un brutal ataque en la prisión federal, siendo apuñalado 22 veces por otro recluso con un cuchillo casero y tuvo que ser trasladado a un hospital local para recibir tratamiento.

El incidente ocurrió el 24 de noviembre en la biblioteca de la prisión, donde Chauvin fue sorprendido por la espalda por John Turscak, de 52 años, un miembro de la pandilla “Mexican Mafia” que cumple una condena de 30 años.

Turscak le dijo a los agentes penitenciarios que habría matado a Chauvin si no hubieran intervenido tan rápido, según los documentos de la acusación. Los agentes penitenciarios tuvieron que usar spray de pimienta para someter a Turscak, que ahora enfrenta cargos de intento de asesinato y agresión con un arma peligrosa, entre otros.

Lea más en El Diario NY