La verdadera razón por la que los migrantes venezolanos no pueden votar en el exterior

Imagen del logo del Consejo Nacional Electoral (CNE) en la fachada de su sede en Caracas y una bandera nacional venezolana, tomada el 8 de marzo de 2023. La dividida oposición de Venezuela planea celebrar primarias el 22 de octubre de 2023 para elegir un solo candidato para enfrentar al presidente Nicolás Maduro en las próximas elecciones presidenciales, previstas para 2024. (Foto de Miguel ZAMBRANO/AFP)

 

Una vez más el régimen de Venezuela se lavó las manos en su responsabilidad de garantizar los derechos de los ciudadanos. En la voz del jefe del Parlamento controlado por el chavismo, Jorge Rodríguez, la dictadura de Caracas atribuyó nuevamente a factores externos la dificultades que enfrentan los exiliados del país caribeño para ejercer su derecho al sufragio.

Por Infobae





“¿Cómo votarán las personas en los Estados Unidos? No pueden. ¿Cómo? si no hay representación consular. Si no se nos permite que tener representación consular en los Estados Unidos de América”, dijo Rodríguez esta semana tras concluir los encuentros con factores que se autodenominan opositores al chavismo y que no se encuentran agrupados en la Plataforma Unitaria Democrática.

El líder chavista también citó el ejemplo del caso argentino, en el que atribuyó al gobierno de Javier Milei la posibilidad de “robar” el material electoral utilizado para los comicios.

“¿Cómo hacemos? ¿Cómo podemos esgrimir una posición donde se respete la autonomía, la independencia y la soberanía de Venezuela en ultramar?”, acotó el ex alcalde de Caracas adelantándose a la posibilidad de que los electores venezolanos en estos países no sean convocados a participar en la elección presidencial prevista para este año.

“Nosotros jamás, jamás, hemos negado el derecho que las venezolanas y venezolanos tienen al voto. Quien lo niega son los los agresores. Quien lo niega son los que cercaron a Venezuela, la bloquearon. Asaltaron nuestras sedes diplomáticas, asaltaron a nuestros diplomáticos en Brasil, en Perú, en Ecuador, en Argentina, en los gobiernos de los seres que estuvieron allí en el pasado y en Estados Unidos de América”, explicó Rodríguez, en un intento por justificar la inacción del Estado venezolano en desarrollar mecanismo que garanticen el ejercicio del derecho al sufragio de quienes se fueron del país.

Según las cifras de la Organización de Naciones Unidas, la cifra total de desplazados venezolanos es superior a los 7.5 millones de personas, de los cuales, conforme a las estimaciones opositoras, cuatro millones están habilitadas para votar. Aunque no hay datos recientes publicados por el Consejo Nacional Electoral, la cifra de venezolanos migrantes que se encuentran inscritos en el padrón de votantes es menor a los 107.000 electores.

De acuerdo con el artículo 24 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales venezolana “sólo podrán sufragar en el exterior los electores y las electoras que posean residencia o cualquier otro régimen que denote legalidad de permanencia fuera de Venezuela”.

Desde la oposición al régimen han denunciado que, pese al mandato claro y contunde de la Ley, las oficinas diplomáticas han interpretado esta condición para convertirla en un trámite complejo.

Por ejemplo, algunas embajadas han impuesto requisitos adicionales para formalizar el Registro Consular, el paso previo a la actualización de los datos en el Registro Electoral. De igual forma, el CNE no ha dispuesto de un operativo que permita a los residentes en el extranjero modificar sus datos.

Para leer la nota completa, aquí